Así se fabrica una cazoleta

Golden Hookah es una de las marcas más conocida en el mundo de las cachimbas. Además, ellos son los que fabrican las propias cazoletas de manera artesanal. Son numerosas las personas que trabajan en este gremio, destacando a estos artesanos españoles por sus más de 20 años de trayectoria.

Muchos de los artesanos que se dedican a este mundo, han empezado muy jóvenes. Suele ser una profesión que pasa de generación en generación, y la fabricación de cazoletas ha supuesto parte de la adaptación a los nuevos tiempos. El barro debe ser totalmente natural, y en España se encuentran los mejores lugares donde los podemos encontrar. El primer paso es mezclar el barro entre sí con la ayuda de una máquina. Después de dar forma de cazoleta al barro, lo dejamos secar durante cuatro días al aire libre, vigilando que no esté en un sitio caliente. Una vez transcurrido este tiempo, lo metemos en el horno unas ocho hora a 1.060 grados, para después poder decorarlas.

Golden Hookah apuesta en el proceso de pintura por el método tradicional. Otro artesano se encarga de dar personalidad a la cazoleta y antes de empezar se debe revisar muy bien para asegurarse de que no está rota. El primer paso al decorarlas es bañar la pieza en esmalte y se dejan secar durante 10 días.

Cómo se hace una cazoleta

Posteriormente se eliminan las impurezas, y ya está lista para ser pintada. Una vez finalizado este paso, dejamos que la pintura se seque para después volver a hornear la pieza ocho horas a 980 grados.

0 Comments

Please, log in or sign up to add comments.